11/Feb/2019

Saludos;
La disforía de género o transexualidad se manifiesta en una persona cuando siente el deseo de vivir y ser aceptado como miembro del sexo opuesto. Esto se acompaña de sentimientos de maltestar y desacuerdo con el sexo anatómico propio y con la necesidad de someterse a tratamiento quirúrgico u hormonal para que su propio cuerpo concuerde lo más posible con el sexo preferido. En este artículo nos vamos a centrar en los casos donde se da el paso de hombre a mujer.
Antes de llevar a cabo el tratamiento logopédico es necesario comprender que las diferencias acústicas entre la voz del hombre y de la mujer se deben mayoritariamente a las diferencias estructurales laríngeas y están relacionadas con la aerodinámica vocal.
La percepción de una voz como femenina se consigue principalmente combinando el aumento de la F0 con la modificación de la resonancia. Las mujeres, además de tener un tracto vocal más corto, presentan una articulación más abierta, con mayor apertura labial, y adelantada en la cavidad oral, con la lengua más baja y colocada hacia adelante. Estas características anatómicas se relacionan con el estudio acústico de los formantes, que se observan con frecuencias más altas en las mujeres.
Otro aspecto a tener en cuenta en este tipo de intervención es trabajar la modulación de la voz, ya que las mujeres utilizan una entonación má variable que los hombresmostrando unr ango más amplio de semitonos al hablar y al hacer preguntas y una entonación ascendente.   Además, la prosodia es más aguda con respecto a la voz masculina y presenta mayor articulación. LA velocidad del discurso es más rápido y el lenguaje es interactivo y más expresivo, acompañado de manierismos o gesticulación propios del lenguaje no verbal femenino.
Por tanto, el tratamiento logopédico se centra en adaptar el comportamiento vocal a las necesidades de cada mujer, teniendo en cuenta su constitución y carácter. La intervención debe ser completamente individualizada.  Los objetivos logopédicos  que nos planteamos principalmente son:

  • Aumentar la F0 (frecuencia fundamental) consiguiendo un valor mínimo por encima de 150-160Hz.
  • Feminizar los patrones espontáneos del lenguaje, como la risa o la tos.
  • Incidir en la resonancia, actuando sobre las frecuencias secundarias o formantes, para que sean más elevadas.
  • Adquirir cierto grado de aire en el timbre vocal.
  • Aumentar la entonación y trabajar la modulación de la voz.
  • Trabajar un lenguaje verbal y no verbal más femenino.

Respecto al aumento de la frecuencia fundamental, con el tratamiento logopédico se puede lograr un aumento de hasta 40 Hz. Sin embargo, este ascenso de la F0 (voz más femenina), con el paso del tiempo, puede descender o puede aparecer la voz original en situaciones cotidianas tales como el bostezo, la tos o la risa. Por ello, es por lo que se debe incluir el trabajo de feminización de los patrones espontáneos del lenguaje. Por otro lado, también hay que tener en cuenta que puede ser útil que los paciente enmascaren su voz masculina, modificando el timbre y los ataques glóticos. Esto ocurre en algunos pacientes que al intentar copiar el tono de voz femenino dan como resultado una voz en falsete.
Por tanto, el objetivo final del tratamiento es que el paciente consiga emitir una voz natural, armoniosa y melodiosa.


16/Ene/2019

Saludos;

La disfonía espasmódica (DE) o distonía laríngea es una alteración neurológica de la voz que se manifiesta con “espasmos” involuntarios de las cuerdas vocales, los cuales resultan en interrupciones del habla y afectan a los músculos laríngeos condicionando un trastorno fonatorio crónico. Aparece en la edad adulta y puede manifestarse de forma aislada o en combinación con otros trastornos distónicos cráneo- cervicales.
Dentro de esta disfonía podemos encontrar dos tipos: la disfonía espasmódica aductora y la disfonía espasmódica abductora. La aductora provoca un excesivo cierre intermitente de las cuerdas vocales durante la emisión de vocales durante el habla y la abductora provoca una apertura prolongada de las cuerdas vocales durante la emisión de consonantes mudas.
En algunos pacientes puede suceder que ambos tipos de disfonías espasmódicas estén presenten conjuntamente, o que los síntomas de la DE aparezcan acompañados por un temblor en la voz, o bien que aparezca un temblor primario que llega a ser tan severo que el paciente puede tener la sensación de pausas aductoras en el habla durante dicho temblor.
Tanto su etiología como su incidencia son desconocidas y es una patología que con mayor frecuencia es mal diagnosticada en el campo de las alteraciones del habla y del lenguaje. Suele afectar con mayor frecuencia a personas en las que la voz es imprescindible para su actividad laboral.
En cuanto a los síntomas que padecen los pacientes podemos encontrarnos que en la DE de aducción los pacientes presentan un lenguaje entrecortado con brusca iniciación y cese de la voz y pausas durante el habla, así como voz ronca y forzada. En ocasiones, el lenguaje es ininteligible y algunos pacientes presentan un componente tembloroso sobreañadido.
Por otro lado, en la DE de abducción, los pacientes sufren una afonía intermitente, con habla susurrante como cuchicheando o en tono bajo, más manifiesto al empezar a hablar. Las muecas faciales durante el habla son frecuentes y debidas al esfuerzo de hablar.
Respecto al diagnóstico de dicha patología, no existe una prueba definitiva para el diagnóstico de la DE, por tanto, el diagnóstico se basa en la presencia de signos y síntomas clínicos característicos y en la ausencia de otros padecimientos que pudieran parecerse a la DE. Algunos profesionales recomiendan que, además de tener presentes los síntomas y la evolución de la patología, se debe realizar un abordaje multidisciplinar con una exploración otorrinolaringológica (para evaluar alteraciones en las cuerdas vocales y descartar otras entidades), una valoración foniátrica (para detectar alteraciones en el habla y en la voz, así como la incidencia sobre la capacidad funcional) y una exploración neurológica completa (valorar si existe alteración neurológica en otras áreas).

El tratamiento debe ser combinado entre otorrinolaringólogo y logopeda. El otorrino inyecta toxina botulínica para debilitar la acción de los músculos de la laringe. El trabajo a nivel logopédico consistirá en reforzar el apoyo diafragmático para tener un equilibrio muscular óptimo, favoreciendo que no haya tensión excesiva en la musculatura laríngea, y en ejercicios de terapia miofuncional para evitar falsas rutas y atragantamientos.
Es importante saber que no hay una cura conocida de esta disfonía por lo que el tratamiento debe contar con un seguimiento en el tiempo para observar si aumentan estos síntomas.


18/Ene/2018

Saludos;
Te proponemos un juego. Imagina que eres un instrumento musical. ¿Lo Tienes? Puedes pensar cualquiera menos uno de percusión. Te vamos a decir el que hemos pensado nosotros: un clarinete.
Si te fijas en un clarinete podemos distinguir tres grandes elementos.
1. El clarinetista que sopla el clarinete
2. La lengüeta del clarinete. Que es donde se origina el sonido.
3. El cuerpo del clarinete con las clavijas.
 
Para los que no hayáis visto el instrumento en cuestión os incluimos una foto.
 
clarinete desmontado
 
Y aquí tenemos a Benny Goodman uno de los mejores clarinetistas de todos los tiempos. Para que veas a instrumento y clarinetista.
BennyGoodman3
Y no te vamos a dejar con las ganas de escucharlo…

 
Vamos a compararlo con el cuerpo humano y con el sistema fonatorio.
1. El clarinetista que sopla es nuestro sistema respiratorio. El diafragma, pulmones y traquea. El aire espirado pasa por la traquea y llega a nuestra laringe. Sin esta corriente de aire la cuerda vocal no puede vibrar.  El porque vibran las cuerdas vocales lo veremos en el siguiente punto. Por cierto el musculo clave en la inspiración y la espiración es el diafragma. Cuando tomamos aire el diafragma se contrae y expande nuestros pulmones. Cuando se relaja los pulmones se contraen y expulsan el aire.
Sistema_Respiratorio
 
En el siguiente vídeo podéis ver una simulación de como funciona el diafragma y, sobretodo, podréis observar su tamaño que es enorme.

 
2. La lengüeta de nuestro clarinete son nuestras cuerdas vocales.  Ahí es donde se origina el sonido de nuestras cuerdas vocales. Donde se crea el tono fundamental que nos indicará si tenemos una voz más grave o más aguda.
Las cuerdas vibran por una ley física que se llama el efecto Venturi. Cuando pasa un fluido constante entre dos cuerpos estos se estrechan en la linea media. Es lo que te pasa cuando te duchas y se te pega la cortina de la ducha al cuerpo. Esta aducción constante de las cuerdas vocales hace que la vibración se mantenga.
En el vídeo veréis las cuerdas vocales en funcionamiento.

En el vídeo podemos ver cómo las cuerdas vocales están abiertas en el momento de la respiración para dejar pasar el aire pero cuando quieren vibrar se juntan en la línea media y vibran. El espacio entre las dos cuerdas vocales es la glotis.
Según tengan más o menos ciclos
3. El cuerpo del clarinete son nuestras cavidades de resonancia.
En ellas se origina el timbre. Este es quizás el parámetro del sonido más difícil de definir. El timbre son los armónicos que hacen que algo suene cómo suena. Por ejemplo la resonancia del violín hace que reconozcamos su sonido y lo diferenciemos de una viola. Los instrumentos de metal tienen un sonido más brillante que los instrumentos de madera.
En nuestro “clarinete” vocal el timbre sería la cavidad oral y la cavidad nasal donde el sonido se amplifica y va ganando armónicos que se transforman en la voz humana.
resonadores
El trabajo coordinado de estas tres secciones de nuestro “clarinete humano” nos va a dar la voz humana de una manera sana y estética.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


05/Dic/2017

 
Saludos;
Las cuerdas vocales son nuestra herramienta de voz más preciada, estás dos cuerdas no pueden funcionar una sin la otra, ya que cuando se juntan y vibran pueden llegar a conseguir sonidos increíbles.
En la parálisis de cuerda vocal, una de ellas no trabaja, no se acerca y une en el medio con su compañera impidiendo que estas puedan vibrar juntas y producir sonidos (en algunos casos la parálisis puede ser en ambas cuerdas).
Las causa principal es la lesión del nervio recurrente, esta se produce con frecuencia en las cirugías de las glándulas tiroides, por afectación vírica, pinzamiento del nervio etc.cuerdas-vocales-marbella
¿Tiene solución?… ¡SI!.
A parte de una solución quirúrgica, es recomendable realizar antes una rehabilitación logopédica y de esta forma lograr que nuestras cuerdas puedan reunirse de nuevo y vibrar juntas.
El método llamado de compensación, consiste en que como buenas amigas, la cuerda sana va a tratar de ayudar a su compañera realizando un trabajo extra y acercándose mucho más de lo que haría de forma normal (sobrepasando la línea media). De esta forma volver a reencontrarse y comenzar a vibrar juntas de nuevo.
Si la reeducación vocal es eficaz, la evolución puede ser rápida en 4 o 5 semanas. Después de 6 a 8 semanas la progresión es más lenta hacia una consolidación de las cualidades de la voz. Y en algunos casos por diversas características la rehabilitación no evoluciona y sería conveniente una intervención quirúrgica para ayudar en el proceso, los métodos más comunes son la infiltración intracordal y la tiroplastia.
A continuación os dejamos con un video de laringoscopio donde se muestra claramente una parálisis de cuerda vocal izquierda:


logo dark

Un gran equipo de profesionales a tu servicio. Logopedas, psicólogos, pedagogos, profesores de canto y especialistas en voz.

Dónde encontrarnos

  • G.V. Fernando el Católico 16, pta. 2. 46008 Valencia.
  • C/ Bélgica 2, pta. 2. 46021 Valencia.
  • Paseo de las Germanías 43, esc. 3, pta. 8. 46702 Gandia

centrodelavoz@centrodelavoz.com - Teléfono 655658373

× ¿Cómo puedo ayudarte?