Mandala-de-colores-e1604575366172.jpeg
05/Nov/2020

A continuación vamos a explicar qué es el Síndrome de Asperger y qué características y habilidades presentan este tipo de sujetos. Más concretamente, hablaremos sobre un caso con dicho Síndrome que presenta una habilidad sobresaliente realizada por una buena causa.

¿Qué es el Síndrome de Asperger?

El Síndrome de Asperger (SA) es un trastorno generalizado del desarrollo de causa desconocida, caracterizado por la presencia de un léxico pedante, falta de empatía en las relaciones sociales, intereses inusuales, torpeza motora y coeficiente de inteligencia normal o elevado, entre otros síntomas. Se debe a un trastorno neurológico de causa des-conocida que cursa con alteraciones de las habilidades sociales y del lenguaje, así como de intereses especiales. Se acompaña con mayores capacidades cognitivas y mejor nivel de lenguaje que otros trastornos del espectro.

Hans Asperger, fue el fue el primero en los años 40 en describir con gran exactitud a un grupo de niños con estos rasgos clínicos, el Síndrome de Asperger (AS) fue “oficialmente” reconocido por vez primera en el Manual Estadístico de Diagnóstico de Trastornos Mentales en su cuarta
edición en 1994 (DSM-4).

El tratamiento ideal debe contemplar la colaboración estrecha entre los padres y el personal del colegio, así como la colaboración del psicólogo, psiquiatra infanto-juvenil y pediatra. En 2002 se constituyó en nuestro país la Asociación Asperger España, con el fin de promover el bien común de las personas con este síndrome mediante diversas actividades. Esta asociación ha establecido una serie de características presentes en estos niños con el fin de identificarlos precozmente e indicar el tratamiento. A continuación mostramos algunas de ellas:

Habilidades sociales y control emocional en el Síndrome de Asperger.

  • No disfruta normalmente del contacto social.
  • Se relaciona mejor con adultos que con los niños de su misma edad.
  • Tiene problemas al jugar con otros niños.
  • No entiende las reglas implícitas del juego.

[…]

Habilidades de comunicación en el Síndrome de Asperger.

  • No suele mirarte a los ojos cuando te habla.
  • Interpreta literalmente frases como: «hay miradas que matan».
  • Habla en un tono alto y peculiar, como si fuera extranjero, cantarín o un robot.
  • Inventa palabras o expresiones idiosincrásicas.
  • En ocasiones parece estar ausente, absorto en sus pensamientos.

[…]

Habilidades de comprensión en el Síndrome de Asperger.

  • Le cuesta trabajo entender el enunciado de un problema con varias frases.
  • Tiene dificultad para entender una pregunta compleja y tarda en responder.
  • Tiene una memoria excepcional para recordar datos y fechas.
  • Le gustan las asignaturas lógicas como las matemáticas y las ciencias.
  • Aprendió a leer solo o con escasa ayuda a una edad temprana.

[…]

Intereses específicos en el Síndrome de Asperger.

  • Se fascina por temas particulares: números, vehículos, mapas, clasificaciones.
  • Ocupa gran parte de su tiempo en pensar, hablar o escribir sobre su tema.
  • Habla de sus temas sin darse cuenta si el otro se aburre.
  • Repite compulsivamente ciertas acciones o pensamientos. Eso le da seguridad.

[…]

Habilidades de movimiento en el Síndrome de Asperger.

  • Posee una pobre coordinación motriz.
  • No tiene destreza para atrapar una pelota.
  • Tiene un ritmo extraño al correr.
  • Tiene problemas para vestirse.
  • Le cuesta abrocharse los botones o atarse los zapatos.

Otras características del Síndrome de Asperger.

  • Miedo, angustia o malestar debido a: sonidos ordinarios, como aparatos eléctricos, roces sobre la piel o la cabeza, llevar determinadas
    prendas de ropa, ruidos inesperados (bocina de un coche), visión de ciertos objetos comunes, lugares ruidosos y concurridos, ciertos
    alimentos por su textura o temperatura.
  • Tendencia a agitarse cuando está excitado o angustiado.
  • Una falta de sensibilidad a niveles bajos de dolor.

[…]

Como veréis en las características anteriores, hemos destacado aquellas que apuntan las habilidades que pueden presentar los sujetos con Asperger. De forma más específica, os vamos a mostrar una manualidad realizada por un niño que acude a nuestro centro para tratamiento logopédico. Realiza una manualidad utilizando materiales reciclados como las cajas de quesitos. Sobre ellas, dibuja mandalas preciosos con mucho colorido. Esto lo realiza por una buena causa: ¡¡Recauda dinero para destinarlo a mejorar el medio ambiente!! un gesto muy bonito y con mucha sensibilidad.  ¡¡Estas son sus obras de arte !!

 

BIBLIOGRAFÍA

Zaragozano, J. F., Usabel, M. A. Z., Viña, M. V., Martínez, G. R., Moreno, M. J. L., & López, J. L. O. (2005). Características y habilidades en el Síndrome de Asperger. Boletín de la Sociedad de Pediatría de Aragón, La Rioja y Soria35(1), 9-13.

España, F. A. (2014). El síndrome de Asperger. Recuperado el13.


WhatsApp-Image-2020-10-22-at-15.02.33-1200x802.jpeg
22/Oct/2020

El 22 de octubre se celebra el día mundial de la Tartamudez, por tanto a continuación vamos a explicar ciertos aspectos relacionados con la misma.

Antes de empezar a hablar sobre la tartamudez debemos entender qué es la fluencia del habla.

La fluencia es un aspecto de la producción del habla que se refiere a la continuidad, suavidad, tasa de elocución y/o esfuerzo con las cuales las unidades fonológicas, lexicales, morfológicas y/o sintácticas del lenguaje son expresadas.

Para que la fluencia del habla tenga lugar se precisa de la acción de los siguientes componentes según Starkweather: la continuidad (aparición de líneas sencillas y llenas de pausas en el flujo de información), la velocidad del habla (movimientos realizados con mayor facilidad y rapidez), el ritmo (el discurso se produce sin interrupciones y fluctuaciones) y el esfuerzo (facilidad con la que se habla).

Son muchos los aspectos internos y externos que influyen en la fluidez del lenguaje como por ejemplo el medio ambiente, la familia, los compañeros, la escuela, el trabajo y la calidad de las interacciones lingüísticas.

Cuando la fluidez se perturba pueden aparecer diferentes trastornos de la fluidez, tales como disfluencias, taquilalia, taquifemia, pseudotartamudez, tartamudez por lesión o daño detectable y tartamudez de desarrollo.

¿Qué factores están implicados en la tartamudez?

  • La genética
  • La neurología
  • El lenguaje
  • El sistema sensorio-motor
  • El factor estructural
  • El factor emocional

Es esencial que el profesional esté familiarizado con todos estos factores para llevar a cabo una buena intervención en tartamudez. Esto se debe a que gracias a ello, mejora la comprensión de la aparición y evolución de la tartamudez, su variabilidad y gravedad, además de comprender las barreras y dificultades que se presentan en todo el tratamiento.

En algunos estudios se ha observado un fallo en el lóbulo temporal durante la producción del habla, lo que dificulta la organización del planteamiento fonológico y el procesamiento de las regiones pre-motoras del cerebro. Además, se ha observado una disfunción mayor en las áreas cortical y subcortical del sistema de control motor. También, se ha visto que la parte genética cumple un papel fundamental en la etiología de la tartamudez.

"Cuando las palabras no fluyen"

 

Día Mundial de la Tartamudez, 22 de Octubre de 2020.


medico-familia-sonriendo-feliz-retrato-familia-pacientes-dentista-sonriendo-ninos-sanos-ilustracion-dibujos-animados_102902-1459.jpg
17/Dic/2019

La paciencia es un don y nos ayuda a ser felices. La mala noticia es que no todos la tenemos, la buena es que se aprende. Una persona paciente y calmada tendrá menos propensión al estrés y a padecer problemas físicos derivados de la ansiedad. Se tomará la vida con más filosofía y verá el lado bueno de las cosas con más facilidad que otros.
Si logramos inculcar la paciencia a nuestros hijos estaremos ayudándolos a ser más felices. Así que manos a la obra, pongamos en práctica estos consejos y cualquiera que se nos ocurra como padres en el día a día:

1. Enseñarles a explorar los detalles

Un ejercicio que podemos practicar a diario es ver las cosas pequeñitas que suelen pasar desapercibidas con la velocidad de la vida. Si estamos en el parque por ejemplo, buscar insectos, observar las flores que se van a abrir, oír a los pájaros, seguir el proceso de las estaciones en los árboles… Eso le ayudará a relajarse e investigar el mundo que tiene a su alrededor. 

2.Buscar entretenimientos

Cuando algo tarda en llegar, como el autobús, podemos jugar a buscar cosas de un determinado color. Aprenderá a entretenerse en las esperas. 

3. Sé previsor con los tiempos

Si vais a viajar o al doctor, sitios donde suele haber retrasos, llévale una mochila con juegos, cuadernos para pintar, libros o muñecos pequeños. Se le pasará el tiempo sin darse cuenta. Si puedes evita las pantallas (iPad, móvil o computadora). Resérvalas como último recurso.

4. Da ejemplo

Esto es imprescindible. Si el niño nos ve perder la paciencia a menudo (en el coche, en la cola, con otras personas) repetirá nuestro comportamiento. Así que ya sabes, empieza a mostrarte tranquilo y positivo. Al fin y al cabo no por perder los nervios ocurren antes las cosas.

5. Actividades calmadas

Leer, dibujar y armar puzzles o construcciones pueden ser muy efectivas a la hora de educar la paciencia. Proporciónale juegos que requieran de su atención y tranquilidad.

6. Sé comprensivo con sus necesidades y tiempos

Esto es que no pretendas que el pequeño se calme si tiene hambre, sueño o está cansado. Ahí sí urge atenderlo lo antes posible pues no es capaz de serenarse y cada minuto que pase se pondrá más nervioso. También debemos tener en cuenta que su percepción del tiempo no es la nuestra, o sea que no le anticipemos un acontecimiento con demasiada antelación porque se desesperará y nos desesperará a nosotros con su preguntas. Así que si van a acudir a un acontecimiento especial, díselo el día antes. Será mejor para todos.

Explicarle por qué hay que esperar

Por educación, por respeto, porque hay cosas que mejoran esperando un poco, porque esperar merece la pena. Hablar con él de todo esto con ejemplos prácticos según vaya creciendo y siempre cumplir lo que prometamos en la espera. Si le decimos que cuando acabemos de limpiar damos un paseo, así debe ser.
Si sigues estos consejos y predicas con el ejemplo te aseguro que tendrás un pequeño adulto cada vez más paciente y tranquilo en casa, que sabrá sacar provecho de la vida y no perderá la calma con facilidad.

BIBLIOGRAFÍA
Cuello, C. (2017). Cómo enseñar a los niños a ser pacientes. Bosque de fantasías. Recuperado de https://blog.bosquedefantasias.com/noticias/ensenar-ninos-pacientes-7-consejos


mesapazmontessori.png
22/Nov/2019

Técnica Montessori. Los niños se enfadan, se sienten frustrados y se irritan. Es normal. Aún son pequeños y las zonas del cerebro encargadas de la regulación emocional no se han desarrollado lo suficiente. También es usual que peleen con sus hermanos y surjan conflictos. En todas esas situaciones, “la mesa de la paz” es un recurso perfecto para enseñarles a resolver conflictos, ya sean externos o internos, de manera asertiva.

¿Qué es la mesa de la paz?

La mesa de la paz es una técnica para ayudar a los niños a resolver los conflictos antes de que las emociones se desboquen. Se trata de una mesa pequeña con sillas para cada uno de los niños, encima de la cual debes colocar algunos elementos, cada uno con una función diferente:

  • Reloj de arena de al menos un minuto de duración, de manera que los niños se relajen mientras ven caer los granos de arena. Además, lo usarán como indicador para ceder el turno de la palabra al otro.
  • Un objeto relajante, como una pelota antiestrés, de forma que los niños se la pasen cada vez que tomen la palabra y les sirva para tranquilizarse.
  • Un objeto de paz, como un corazón de goma o de plástico, una planta pequeña o un juguete que active la idea de la paz.
  • Una campana o timbre, que los niños sonarán cuando resuelvan el conflicto. Otra alternativa más interesante es el palo de lluvia, un tubo largo relleno de semillas que imita el sonido del agua al caer y que también tiene una función relajante puesto que demanda movimientos lentos y pausados.

Vale aclarar que la mesa de la paz no solo es una técnica válida para resolver los conflictos interpersonales sino también los conflictos internos. Si el niño se siente nervioso, enfadado o frustrado, puede utilizar la mesa de la paz como un refugio para identificar cómo se siente y calmarse.

¿Cómo se usa la Mesa de la Paz?

Ante todo, es importante que el niño no se sienta forzado a sentarse a la Mesa de la Paz ya que la percibirá como un castigo y, en vez de relajarse, es probable que termine más enfadado y frustrado. Puedes decirle: “Esta es la Mesa de la Paz, puedes usarla cuando te sientas triste, agobiado o irritado. Vienes a la mesa, te sientas y ves lo granos de arena caer. Cuando alguien está sentado a la mesa, no se le debe molestar”.
Una vez que tu hijo se familiarice con la mesa para resolver sus conflictos internos, podrá usarla para solucionar los conflictos interpersonales. En ese caso, puede invitar a su hermanito a la mesa, entregándole el objeto de paz, como símbolo de buena voluntad para resolver el conflicto.
La idea es que los niños se sienten a la mesa y expresen cómo se sienten, respetando los turnos de conversación. Puedes usar el reloj de arena para marcar el tiempo y dar al niño que está hablando la pelota antiestrés. Cuando termine su turno, debe cederla al otro niño. Lo más importante es que los pequeños expresen asertivamente sus emociones, expliquen por qué se sienten así y, sobre todo, cómo les gustaría solucionar el problema. También pueden opinar sobre las posibles soluciones y cómo se sentirían poniéndolas en práctica.
Si son pequeños, un adulto tendrá que actuar como mediador. De hecho, es conveniente que al inicio medies la conversación para que los niños no caigan en actitudes acusatorias sino que aprendan a centrarse en buscar soluciones. Ten en cuenta que los adultos no deben fungir como jueces sino como meros mediadores para que sean los propios niños quienes encuentren la solución. No obstante, puedes proponerles una serie de normas, como por ejemplo: no gritar, no pegar, no insultar, no interrumpir y no burlarse del otro.
BIBLIOGRAFÍA
Delgado, J. (2019). Etapa infantil. (https://www.etapainfantil.com/mesa-paz-montessori)


tartamudez-en-infancia.jpg
25/Oct/2019

El pasado 22 de octubre de 2019 se celebró el DÍA INTERNACIONAL DE LA TARTAMUDEZ. A continuación muestro información sobre un artículo dedicado a ello.
La tartamudez en la infancia es una manifestación que como otras manifestaciones humanas, puede ser interpretada de diferentes maneras. Desde el punto de vista del sentido común, cuando un niño habla con repeticiones, prolongaciones o vacilaciones, como por ejemplo, “que que que que quiero salir mamá“, muy frecuentemente, los padres y otras personas de la familia, así como los profesores en las escuela creen que es bueno, que es recomendable, que su deber llamar la atención del niño por ese hecho. Así, frente al tartamudeo solicitan al niño que hable despacio, hable con calma, piense o respire antes de hablar.
Así, frente al tartamudeo solicitan al niño que hable despacio, hable con calma, piense o respire antes de hablar. Con esto podemos entender que las personas creen que el tartamudeo al hablar necesita de correcci´no y que, consecuentemente, creen que esa no es una forma adecuada de ahblar. Así, reaccionan negativamente a él. Si las condiciones descritas se repiten consistentemente en la vida de un niño, con el pasar del tiempo los padres ven que la tartamudez no desaparece e incluso aumenta pasando a adquirir otras características como quedarse con la boca abierta sinq ue salga ningún sonido, fruncir la frente al hablar, apretar los labios con fuerza antes de decir una palabra que empiece por /p/, etc.
Otra forma de ver ese mismo conjunto nos viene de la investigación científica, y puede mostrarnos un panorama muy distinto del anterior. La base de esta visión científica es la comprensión de que el ser humano no es solamente una masa orgánica que se desarrolla independiente del medio ambiente y de los contenidos de la subjetividad. El ser humano es un ser complejo y su desarrollo comprende la integración activa de las dimensiones orgánica, psicológica y social, las cuales se influyen mutuamente. Esto significa que los modos de ser de una persona reciben influencias tanto de las características de su organismo, como de las características del medio socio-cultural en que vive y de los significados, que a partir de sus relaciones con ese medio, se depositan en su universo subjetivo.

BIBLIOGRAFÍA
Friedman, S. (2000). La Tartamudez en la Infancia.


dislexia-e1591860563354.jpg
11/Oct/2019

Según el DSM- V, la dislexia se incluye dentro de las dificultades específicas del aprendizaje (DEA) y se caracteriza por un desorden en los procesos básicos de lecto-escritura como son la expresión y comprensión tanto oral como escrita, así como dificultades de acceso al léxico y puede ser causada por la combinación de un déficit en el procesamiento fonológico, auditivo y/o visual. Los problemas que pueden acarrear este tipo de dificultades son problemas en el pensamiento, lectura, escritura (disgrafía), habla, deletreo o signos matemáticos (discalculia). La dislexia se produce en individuos con un desarrollo cognitivo o intelectual normal o alto sin la presencia de otras alteraciones sensoriales. Asimismo, se suele acompañar de problemas relacionados con un funcionamiento deficiente de la memoria de trabajo, deficiencias en el conocimiento sintáctico, y problemas de velocidad de procesamiento.
Los alumnos que sufren este problema manifiestan dificultades tanto de precisión como de velocidad lectora. Para evitarlos, deben esforzarse y centrar su atención en las operaciones cognitivas más mecánicas de la lectura, como la decodificación de letras y palabras. Ello les limita en cuanto a la cantidad de recursos cognitivos que pueden utilizar para realizar una lectura comprensiva del nivel que se exige en la escuela. Además, su escritura también puede verse afectada, presentando un elevado número de errores ortográficos. Al margen de la dislexia, pero muy relacionado con ella, también pueden presentarse problemas específicos de la comprensión lectora, lo que serían los llamados hiperléxicos. En estos casos, pese a que los lectores son capaces de realizar una lectura fluida no aprenden de lo que leen. Tampoco son capaces de comprender un texto más allá de una interpretación literal del mismo; en otras palabras, les cuesta realizar inferencias y sacar conclusiones del texto.
Tanto los trastornos del cálculo (discalculia) como los de la expresión escrita (disgrafía) suelen estar asociados con la dislexia, siendo relativamente raro hallar alguno de estos trastornos en ausencia de ésta. También son frecuentes los problemas de atención, que pueden acompañarse de impulsividad. Por otro lado, los niños con dislexia es corriente que tengan antecedentes de trastornos del desarrollo del habla y del lenguaje, acompañados de fracaso escolar, de falta de asistencia a la escuela y de problemas de adaptación social. Durante el periodo escolar suelen también presentar problemas emocionales y de conducta.
En cuanto al diagnóstico de la Dislexia, se debe realizar antes de una determinada edad, donde empieza a poder constatarse un retraso evidente en la adquisición de las habilidades del lenguaje escrito, con respecto a sus compañeros de clase. La complejidad del funcionamiento cognitivo en los niños con dificultades específicas de aprendizaje se puede apreciar solamente en un contexto multivariado: los problemas no se limitan al trabajo escolar sino que forman parte de su manera de ser, ya que influyen en todas sus relaciones sociales, tan importantes en cualquier sociedad, y más, en las desarrolladas como la nuestra, en la que parte fundamental de la cultura y modos de vida se transmiten mediante el lenguaje escrito.
ACTUACIONES EN EL AULA
En primer lugar, debe quedar claro que los alumnos disléxicos pueden tener éxito en sus estudios: lo único que ocurre es que necesitan un tipo de enseñanza diferente. El sistema educativo basado en la lectoescritura no se ajusta a ellos, no es que ellos no sean aptos para el aprendizaje. Los problemas asociados a la dislexia están presentes en aproximadamente un 10% de la población. Por lo tanto, lo normal será que, al menos un niño de cada grupo sea disléxico. Estas cifras son válidas para todos los países e idiomas. De hecho, los afectados por la dislexia constituyen uno de los grupos de personas con discapacidad simple más grandes.
No hay una única dislexia, sino niños con dislexia, cuyas dificultades no son idénticas y necesitan intervenciones adaptadas a su naturaleza y gravedad. Se impone, por tanto, una intervención personalizada y multidisciplinar. Una vez diagnosticado, el currículo tendrá que adaptarse a las necesidades del niño, que precisa métodos de enseñanza distintos a los convencionales, más tiempo de aprendizaje y mucho apoyo emocional; precisa de una enseñanza ”multisensorial” que le proporcione diversos medios de estimulación que refuercen e integren las habilidades básicas. Por lo tanto, el maestro o profesor deberá:
♦ Ser positivo y constructivo.
♦ Aceptar el hecho de que el niño con dificultades específicas de aprendizaje podrá tardar hasta tres veces más en aprender y que se cansará rápidamente.
♦ Cerciorarse de que el entorno educativo es estructurado, previsible y ordenado: los niños con dificultades de aprendizaje responden más favorablemente cuando se dan estas condiciones.
♦ Explicaciones e instrucciones más claras, más lentas o con más repetición.
♦ Elogiar sus capacidades y aprovechar sus puntos fuertes para enseñarle mejor.
♦ No pensar que la familia lo sobreprotege ni que “son ellos los que están ansiosos con el problema”. En general, un disléxico sin apoyo familiar está abocado al fracaso. La escuela debe colaborar con la familia y contar con ella para la toma de decisiones metodológicas y evaluadoras.
Desde nuestro centro llevamos a cabo una intervención multidisciplinar con estos niños. Trabajamos en contacto con el colegio, la familia y otros especialistas que trabajan con el niño para ponernos de acuerdo en el trabajo a seguir y mantener la misma línea de trabajo. Además, realizamos una evaluación exhaustiva para dar un diagnóstico de dislexia a través de pruebas estandarizadas y específicas para este tipo de trastorno. Para mayor información pongánse en contacto con nosotros en el teléfono 655658373 o en centrodelavoz.com

BIBLIOGRAFÍA
De Dislexia, A. A. (2010). Guía general sobre dislexia. Recuperado de: http://www. juntadeandalucia. es/educacion/webportal/ishare-servlet/content/6070dc4f-5da3-459d-bb07-4f8eaaa76f9e.


cursos-TDAH-696x414-1.jpg
25/Sep/2019

La etiología del Trastorno de  Déficit  de Atención  con Hiperactividad, se presenta como un trastorno de la neurotransmisión de la corteza  prefrontal, zona que desempeña un papel trascendental en la planificación y regulación de la conducta.
Manifestaciones clínicas en edad pre-escolar (3-5 años)

  • Hiperactividad motora ( no está quieto nunca )
  • Impulsividad y agresividad ( golpea a otros niños)
  • Juego muy vigoroso y hasta destructivo, rompe objetos.
  • Temerario (puede arriesgarse o arriesgar a otros)
  • Tiene dificultades de seguir consigna.
  • Le cuesta adaptarse a actividades grupales.
  • Interrumpe a otros.

TDAH en edad escolar (6 a 11 años)

  • Bajo rendimiento académico
  • Se distrae con facilidad
  • Dificultades para organizar las tareas.
  • Llamadas de atención frecuentes por parte de los educadores.
  • Frecuentemente está fuera de su asiento.
  • Responde antes que le terminen de preguntar.
  • No espera turnos en los juegos.
  • Dificultad para relacionarse con sus compañeros.
  • Poco colaborador en las tareas
  • Propenso a sufrir accidentes.
  • Baja autoestima.

Tratamiento Psicológico
Este tipo de abordaje debe ser realizado como parte imprescindible  en estos niños. Las alteraciones del carácter que este trastorno produce,  las dificultades de convivencia con otros, los  riesgos que supone en la vida la impulsividad,  y el daño de la autoestima debido a los reiterados fracasos en obtener sus logros , son  obstáculos que difícilmente pueden ser superados sin ayuda de este tipo de tratamientos.
Fundamental en esta terapia es el trabajo con la familia,  ayudarlos a aceptar y ser conscientes de lo que le sucede a estos niños y colaborar en ir superando dificultades, con un adecuado  asesoramiento.
Tratamiento Pedagógico
Es muy  importante la intervención de un Psicopedagogo o un Logopeda para ayudarle a resolver  los trastornos de aprendizaje que suelen acompañar al TDAH. Haciendo una enseñanza particularizada, para poder llenar los baches en el conocimiento que se fueron produciendo en la mayoría de los  casos, como  consecuencia  de la dificultad  en la atención, uno de los pilares del aprendizaje.
Tratamiento Médico.
Al detectar,  determinados signos de alarma, es fundamental  la opinión y evaluación de un profesional Neurólogo. Considerando que lo que pasa en el cuerpo influye  en la conducta y viceversa, el diagnóstico mediante estudios médicos,  ayudará a comprender y actuar de manera correcta y eficaz.
Equipo  Interdisciplinario.
Es fundamental conocer los síntomas del cuadro y cómo se presenta en diferentes momentos de la vida. Es recomendable utilizar todos los recursos posibles para confirmar el diagnóstico, recurrir a exámenes complementarios cuando sean necesarios y además disponer del tiempo preciso para armonizar la interacción del equipo  terapéutico   interdisciplinario.
Su grado de intensidad es muy variable y sus diferentes síntomas también lo son. El cuadro debe ser estudiado en sí mismo o si se presenta acompañando a algún otro tipo de trastorno,  ya que el TDAH  suele estar asociado a otros tipos de patologías.
En caso de que el profesional médico  considere  la necesidad de administrar medicación,  es muy importante que él, recoja permanentemente  información de los padres y maestros, para evaluar la marcha del tratamiento y, si es necesario, ajustar la dosis correcta de la medicación.
Con los niños pequeños siempre es preferible comenzar con modificaciones de conductas dentro del ámbito familiar orientados por la Psicóloga Infantil.
El equipo interdisciplinario, la familia y sus educadores, deben  trazarse  siempre objetivos realistas  y no idealizados que se conviertan en inalcanzables, ya que eso  se traduce en una nueva causa de frustración para todo.
También es fundamental poner énfasis en las mejoras y en los recursos reales del niño y no centrarse excesivamente en las dificultades, pues  eso nos hace perder de vista los avances que va logrando y sus capacidades potenciales. Es  importante visualizar al paciente como un todo y no focalizarse en sus limitaciones. Por  lo tanto, necesitan  ir conociendo sus recursos, sus talentos, sus energías positivas y sus logros, y ser reconocidos por los demás para poder recuperar su autoestima, superara sus debilidades y tener una vida satisfactoria.

Bibliografía
“El trastorno por déficit de atención”- Luis Gratch


cerebro.jpg
10/Sep/2019

En el presente artículo, presentamos una noticia extraída del periódico ABC. En dicha noticia aparece una entrevista a la neuropediatra María José Más. Esta neuropediatra explica el mito de que el desarrollo cerebral hasta los 6 años está superado.
ENTREVISTA MARÍA JOSÉ MÁS
«¿Sabemos por qué un bebé sonríe a su madre por primera vez? ¿Por qué un párvulo se sorprende cuando se da cuenta de que las letras “c-a-s-a” responden al concepto de “casa”? ¿Por qué un adolescente lo cuestiona todo, y vuelve a dormir y a comer como un bebé?», pregunta Mas, en animada conversación entre consulta y consulta. Estas escenas, prosigue, «forman parte del maravilloso proceso de crecimiento y capacitación que experimenta el desarrollo nervioso durante la infancia y adolescencia y suelen pasar desapercibidas para las familias, por lo que no todos los padres disfrutan por igual de este proceso extraordinario».

  • Usted comparte sus conocimientos en neurodesarrollo infantil para que los padres disfruten de ese proceso, pero también para que tengan pistas y sepan detectar posibles desfases en el desarrollo cerebral de sus hijos. ¿Cuándo deben saltar las alarmas?

Hay que tener en cuenta que hablar de neurodesarrollo implica señalar etapas y edades, y que la variabilidad individual es enorme. Muchos niños sin dificultades en su evolución madurativa son precoces o tardíos en capacitarse para una habilidad concreta, sin que esto indique que exista un problema. Las edades del libro son las más probables para que aparezca una competencia nueva, y en ningún caso deben tomarse como absolutas. El desarrollo individual de un niño debe valorarse en su globalidad por el pediatra. Y si el padre tiene una intranquilidad sobre el neurodesarrollo del niño en particular, lo más sensato es resolverla cuanto antes consultando a este profesional.

En cualquier caso, y como concepto general, una de las razones para observar el neurodesarrollo es, en efecto, comprobar que no hay anomalías ni retrasos que nos hagan sospechar de un problema subyacente. Queremos detectar cuanto antes la posible aparición de alteraciones en la formación del entramado de los circuitos que estructuran el cerebro y así actuar enseguida para intentar minimizar las consecuencias. Pero no es posible definir de forma categórica cuándo se produce un retraso. Solo podemos decir que cuanto más se aleje el neurodesarrollo de un niño concreto de este patrón común a todos, más probable será que tenga un problema real. Por desgracia, las alteraciones del neurodesarrollo solo se hacen evidentes cuando las facultades esperadas a una determinada edad no aparecen

  • ¿Es solo una impresión o se detectan más trastornos del neurodesarrollo ahora que antes?

El problema, o la realidad, es que los trastornos del neurodesarrollo se diagnostican en base a unos criterios clínicos. Todos hacen referencia a cuestiones cualitativas. Puede haber un factor cuantitativo (un niño que no tiene lenguaje), pero ¿cómo mides que un niño habla más palabras o menos? ¿Cuentas las palabras? ¿Hay facilidad de vocabulario? Aunque existen test y escalas para ello, al final hay que basarse en criterios clínicos.

En el autismo, por ejemplo, se habla de dificultades del lenguaje, interacción social inadecuada, pocos intereses y particulares… Esto es difícil de valorar. En los casos con síntomas claros, el diagnóstico es inmediato, pero cuando existen síntomas más sutiles puede ser más difícil. Además, pese a tener un altísimo componente genético, sabemos que ha aumentado, lo que nos hace más sensibles y cautos con el diagnóstico.

No entendemos por qué exactamente, pero ha crecido. El 25% de dicho aumento se debe a criterios diagnósticos (y lo que antes llamábamos discapacidad cognitiva o retraso mental se ha transformado en autismo). Otro porcentaje parece que viene dado por la edad de los padres. Otra parte, debido al aumento de niños que sobreviven a procesos natales graves. Se sospecha también de factores ambientales… Pero tampoco está claro. Y luego hay un grupo nada despreciable que no tiene explicación alguna.

  • Asimismo, indica en su obra que hay periodos donde determinadas habilidades se desarrollan con más facilidad. Se refiere con esto a las llamadas «ventanas de oportunidades». ¿Cómo están establecidas esas fases?

Esta es una cuestión muy relevante. Desde el nacimiento a los tres años (edades relativas) se produce el gran crecimiento del andamio anatómico de la estructura cerebral. Es cuando se forman todos los circuitos que luego usaremos. Si hay algo que está mal construido, luego no se podrá deshacer. Podrás modificar ese circuito, pero si no es temprano, si no sucede en ese momento, después será muy difícil de modificar. Estamos hablando de un periodo (0-3 años) donde en el cerebro del niño genera de media cada segundo entre setecientas y mil conexiones neuronales nuevas. Sucede de forma natural, a una velocidad extraordinaria que, aunque decrecerá con la edad, permite alcanzar los aproximadamente ochocientos sesenta billones de conexiones que tiene el cerebro adulto.

  • Después concreta que la siguiente etapa el neurodesarrollo abarca desde los 3 a los 10, aproximadamente.

Entre los tres y los diez años, el niño aprende y comprende su hábitat. Sus redes cerebrales crecen para albergar estos nuevos conocimientos y el dominio cada vez más preciso del lenguaje le permite estructurar sus ideas e interiorizar poco a poco las enseñanzas culturales para entender el mundo y a las personas que lo habitamos. Sería la etapa del neurodesarrollo del lenguaje y del conocimiento del medio.

  • La siguiente etapa se establece en los diez años. ¿Que ocurre ahí?

Por fin, de los diez años a la edad adulta es cuando se aplica la toma de decisiones con las que se irán especializando los circuitos nerviosos, trazando así los patrones de pensamiento y los gustos que definirán la personalidad única del individuo. Esta es al etapa del neurodesarrollo de la identidad.

  • ¿Hay alguna cuestión de neurodesarrollo que indique que la atención temprana finalice a los 6 años?

Es una cuestión económica. El concepto de desarrollo cerebral hasta los 6 años está ya ampliamente superado. Es verdad que antes se pensaba que el cerebro no sufría grandes cambios a partir de esa edad, pero no es así. Después se forman menos sinapsis, pero el cerebro se modifica durante toda nuestra vida en función del ambiente, de los estímulos… Una idea que debe quedar a nuestros lectores: nunca hay que parar de estimular el cerebro.

  • Advierte usted que los padres tienen mucho que ver con el neurodesarrollo de sus hijos. ¿Hay algo concreto que es bueno hacer en casa para que ese desarrollo se suceda de forma óptima?

Es tan importante que, según el modo en que un niño reciba cuidados y educación, se modificará e influirá en su neurodesarrollo, y así como puede mejorarlo, también puede causar una patología. Cuando el desarrollo es normal, lo que tenemos que hacer en casa es tener sentido común. Y el sentido común te dice que ofrezcas un ambiente no caótico, en el que se introduzcan novedades a un ritmo suficiente, de forma previsible y constante. Necesitamos tener un ambiente estructurado, en el sentido del orden, donde los estímulos tengan una duración suficiente para poder aprender de ellos. Los entornos ricos en estímulos favorecen la formación de nuevos circuitos neuronales porque ofrecen muchas oportunidades educativas. Si además están ordenados, bien estructurados y se repiten, el ambiente será propicio para que el uso de esos nuevos circuitos culmine en su consolidación.

Por contra, si el medio ofrece pocos estímulos, o las experiencias tienen resultados imprevisibles y cambiantes, si predomina el caos sobre la constancia, la oportunidad de desarrollar y consolidar circuitos cerebrales sanos y eficaces disminuirá. En este sentido, poner límites a la conducta y establecer rutinas de tiempo y espacio mejora la eficacia de la plasticidad neuronal.

  • Muchos padres se sienten culpables cuando llega el diagnóstico de un trastornos del neurodesarrollo.

La culpa suele estar ahí pero no es real, y es preciso olvidarse de ella. Excepto en algunos casos de negligencia real (entornos de maltrato o padres con una enfermedad mental con actos de delirio…), los trastornos del neurodesarrollo tienen un componente genético muy potente, con un peso muy fuerte. Por supuesto que, salvando mucho las distancias, es como tener tendencia al colesterol y seguir con una dieta con pocas grasas. Será menos probable que aparezca pero puede aparecer igual.

En el caso concreto del autismo, por ejemplo, hay un 80% de predisposición genética. Es decir, de riesgo de que esa característica aflore porque está en su genoma, aunque no hayamos descubierto aún dónde. Pero no es forzosamente heredado. No siempre hay otros casos familiares que expliquen ese rasgo… Tener autismo no es algo que puedas modificar por el ambiente. En el caso del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) esa predisposición genética es de más del 50%.

  • Cuando hay una sospecha de trastorno del neurodesarrollo, ¿qué hay que hacer?

Lo primero, detectarlo. Parece una tontería, pero no lo es. Y describirlo, porque cada niño es distinto. Hay que conocer a ese niño para ver cuáles son sus dificultades y sus fortalezas. Lo tercero, potenciar las fortalezas, y disminuir sus dificultades. Pero para eso hacen falta medios, profesionales, tiempo, dinero, y ganas. España está infradotada en atención a la infancia necesitada con trastornos del neurodesarrollo.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA

Fominaya, C. (2019). ABC padres e hijos.  Recuperado de https://www.abc.es/familia/padres-hijos/abci-maria-jose-mas-neuropediatra-mas-viral-mito-desarrollo-cerebral-hasta-6-anos-esta-superado-201908070112_noticia.html?fbclid=IwAR2QeSnzxVJu9qD9b0_ruTKeAUKx1hlw8rXuj7rnOZE2fMxhHJmUT-jPLkk


espectrograma-1200x528.jpg
01/Ago/2019

Un posible diagnóstico de este tipo de voz podría ser una DISFONÍA ESPASMÓDICA explicada a continuación.
DISFONÍA ESPASMÓDICA
La disfonía espasmódica se caracteriza por un movimiento de las cuerdas vocales tenso y forzado, lo que provoca una voz quebrada, temblorosa, ronca, tensa o entrecortada. Esto ocurre ya que se producen espasmos o interrupciones vocales, durante las cuales se da una afonía, pero en otros periodos se percibe una voz normal.
Síntomas y/o características
Al principio tienden a ser leves y presentarse de tanto en tanto, pero en un periodo más tardío empeoran y se presentan con mayor frecuencia en el paciente. Cuando los síntomas empeoran puede asociarse a que la persona está cansada o tensa, pero cuando la persona ríe o canta, los síntomas llegan incluso a desaparecer. Los primeros síntomas de disfonía espasmódica se presentan con mayor frecuencia entre personas con 30 y 50 años de edad, afectando más a las mujeres que a los hombres.
La disfonía espasmódica es un trastorno que se caracteriza por el movimiento involuntario de uno o más músculos de la laringe u órgano de la voz y la gravedad de los espasmos de la voz fluctúa, pudiendo disminuir durante horas e incluso días.
¿Cómo diagnosticar una disfonía espasmódica?
Su diagnóstico no se basa en una prueba específica sino que se centra en las características, en los síntomas típicos de esta y en la ausencia de otras condiciones que puedan causar problemas similares. Como en cualquier patología, lo ideal sería llevar a cabo un trabajo multidisciplinar que incluyera al siguiente grupo de profesionales.

  • Logopeda para evaluar la producción y el timbre de la voz,
  • Otorrinolaringólogo (especialista en oído, nariz y garganta) para el reconocimiento de las cuerdas vocales y su movimiento, y
  • Neurólogo para la detección de síntomas de problemas neurológicos.

Suelen pasar entre 5 y 8 años desde el momento en el que el paciente nota los primeros síntomas de su enfermedad, hasta que se llega al diagnóstico correcto. Una vez realizado el diagnóstico, resulta difícil establecer un pronóstico; se trata de enfermedades que pueden llegar a ser muy incapacitantes y que no tienen cura.
Clínicamente pueden presentarse de diferentes formas, como atetosis (trastorno neuromuscular caracterizado por movimientos de torsión lentos e involuntarios de las extremidades), temblor, tics o sacudidas mioclónicas (espasmo muscular rítmico e involuntario) entre otras, lo que puede llevar a pensar que se trata de enfermedades diferentes.
Tratamiento
No hay una tratamiento específico que consiga radicar la disfonía espasmódica, pero existen varias opciones de tratamiento para mejorar la voz, entre las cuales, destacamos:

  • Varias inyecciones de pequeñas dosis de toxina botulínica (Botox) en una o ambas cuerdas vocales. La toxina botulínica debilita los músculos laríngeos y tiene como resultado una voz más suave y menos forzada, porque las cuerdas vocales se cierran con menos fuerza. Es posible que durante un corto periodo de tiempo después de ser administradas, las inyecciones causen temporalmente voz entrecortada o dificultad al tragar. También podría recomendarse que se obtenga tratamiento con un logopeda después de las inyecciones para optimizar la producción de la voz.
  • Cuando los objetivos son que el paciente acepte el trastorno y aprenda las técnicas necesarias para vivir con el mismo y sobrellevarlo con éxito, la atención psicológica y psiquiátrica es de gran utilidad.

Si presenta algunos síntomas de los antes mencionados o sospecha de que alguna persona pueda presentar este tipo de problema no dude en consultarnos en nuestra página web centrodelavoz.com y en el teléfono que en ella figura.
BIBLIOGRAFÍA
American Speech – Language- Hearing Association (1997- 2019). ASHA (https://www.asha.org/public/speech/disorders/disfonia-espasmodica/#sintomas)
Izquierdo, M, Avellaneda, A. (2004). Feder (https://enfermedades-raras.org/index.php?option=com_content&view=article&id=797&Itemid=171)


dislalias-1.jpg
19/Jul/2019

DESARROLLO DEL LENGUAJE
El niño/a no adquiere el lenguaje desde su nacimiento, sino que lo va adquiriendo gracias a la estimulación que recibe de su entorno. El desarrollo del mismo se asocia con la maduración de las actividades nerviosas superiores. Por tanto, el lenguaje se desarrolla a través de la imitación, en primer lugar, en la que intervienen factores audio- motores y óptico motores, por los cuales se va estructurando el lenguaje infantil. Además, este proceso no implica únicamente una buena articulación, sino también una buena comprensión de lo escuchado y expresado.
El lenguaje oral, por tanto, se verá comprometido cuando algunos de los órganos de la articulación presenten algún déficit. Como todos estos órganos están sumamente ligados en la función del lenguaje, cuando existe una alteración en alguno de ellos, éste repercute en los demás. A continuación comentamos los órganos que intervienen en la articulación. Estos son:

  1. Órganos de la respiración. Pulmones, bronquios y tráquea.
  2. Órganos de la fonación. Laringe
  3. Órganos de la articulación. Estos, a su vez, se dividen en órganos activos y órganos pasivos de la articulación:
    • Órganos Activos. Labios y lengua.
    • Órganos Pasivos. Paladar, alvéolos, dientes y fosas nasales.

Las alteraciones en alguno de estos órganos dan dificultades en la articulación de lo fonemas o también llamado, dislalias.
DISLALIA
La dislalia o trastorno de la articulación de los fonemas se trata de una incapacidad que presenta el niño para pronunciar ciertos fonemas o grupos de fonemas. Puede verse afectada cualquier consonante o vocal. El lenguaje de un niño con este tipo de dificultades puede comprometer la inteligibilidad de este, debido a las desfiguraciones verbales que emplea continuamente.
En estos casos hay que tener en cuenta el contexto social del idioma de cada paía, ya que una articulación puede ser defectuosa para una idioma pero no para otro.
Atendiendo a las causas posibles que provocan la dislalia, las clasificacmos en:

  • Dislalia evolutiva.
  • Dislalia funcional.
  • Dislalia audiógena.
  • Dislalia orgánica.

Los tipos de errores que suelen cometer en una dislalia funcional son: errores de sustitución, omisión, inserción y distorsión.
TRATAMIENTO DISLALIAS
Para llevar a cabo un exitoso tratamiento, hay que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Realizar un enfoque pluridimensional basado en los trastornos del lenguaje, ya que este tipo de trastorno no se presenta como una dificultad aislada , sino que forma parte de un conjunto de síntomas, con diversas causas, como consecuencia de las cuales aparecen las dificultades de expresión.
  • Es necesario realizar un tratamiento precoz, ya que esto favorece a un pronóstico positivo.
  • Las condiciones que debe tener la reeducación son:
    • Relación personal entre el reeducador y el niño.
    • Carácter progresivo de la reeducación.
    • Uso de técnicas fundamentales en principios pedagógicos.
    • Implicación de la familia.
    • Cuidar el medio donde se va a realizar la reeducación.

Más adelante, se realiza un tratamiento indirecta dirigido a las funciones que inciden en la expresión oral del lenguaje y un tratamiento directo de la articulación y de su integración en el lenguaje espontáneo.
Desde el Centro de Voz y Lenguaje Tania Centeno podemos ayudar a tu hijo/a a solucionar estas dificultades. Cualquier consulta que quiera hacernos no dude en ponerse en contacto con nosotros, llamando al teléfono que figura en nuestra página web o a través del correo electrónico.
centrodelavoz.com


logo dark

Un gran equipo de profesionales a tu servicio. Logopedas, psicólogos, pedagogos, profesores de canto y especialistas en voz.

Dónde encontrarnos

  • G.V. Fernando el Católico 16, pta. 2. 46008 Valencia.
  • C/ Bélgica 2, pta. 2. 46021 Valencia.
  • Paseo de las Germanías 43, esc. 3, pta. 8. 46702 Gandia

centrodelavoz@centrodelavoz.com - Teléfono 655658373

× ¿Cómo puedo ayudarte?