16/Ene/2019

Saludos;

La disfonía espasmódica (DE) o distonía laríngea es una alteración neurológica de la voz que se manifiesta con “espasmos” involuntarios de las cuerdas vocales, los cuales resultan en interrupciones del habla y afectan a los músculos laríngeos condicionando un trastorno fonatorio crónico. Aparece en la edad adulta y puede manifestarse de forma aislada o en combinación con otros trastornos distónicos cráneo- cervicales.
Dentro de esta disfonía podemos encontrar dos tipos: la disfonía espasmódica aductora y la disfonía espasmódica abductora. La aductora provoca un excesivo cierre intermitente de las cuerdas vocales durante la emisión de vocales durante el habla y la abductora provoca una apertura prolongada de las cuerdas vocales durante la emisión de consonantes mudas.
En algunos pacientes puede suceder que ambos tipos de disfonías espasmódicas estén presenten conjuntamente, o que los síntomas de la DE aparezcan acompañados por un temblor en la voz, o bien que aparezca un temblor primario que llega a ser tan severo que el paciente puede tener la sensación de pausas aductoras en el habla durante dicho temblor.
Tanto su etiología como su incidencia son desconocidas y es una patología que con mayor frecuencia es mal diagnosticada en el campo de las alteraciones del habla y del lenguaje. Suele afectar con mayor frecuencia a personas en las que la voz es imprescindible para su actividad laboral.
En cuanto a los síntomas que padecen los pacientes podemos encontrarnos que en la DE de aducción los pacientes presentan un lenguaje entrecortado con brusca iniciación y cese de la voz y pausas durante el habla, así como voz ronca y forzada. En ocasiones, el lenguaje es ininteligible y algunos pacientes presentan un componente tembloroso sobreañadido.
Por otro lado, en la DE de abducción, los pacientes sufren una afonía intermitente, con habla susurrante como cuchicheando o en tono bajo, más manifiesto al empezar a hablar. Las muecas faciales durante el habla son frecuentes y debidas al esfuerzo de hablar.
Respecto al diagnóstico de dicha patología, no existe una prueba definitiva para el diagnóstico de la DE, por tanto, el diagnóstico se basa en la presencia de signos y síntomas clínicos característicos y en la ausencia de otros padecimientos que pudieran parecerse a la DE. Algunos profesionales recomiendan que, además de tener presentes los síntomas y la evolución de la patología, se debe realizar un abordaje multidisciplinar con una exploración otorrinolaringológica (para evaluar alteraciones en las cuerdas vocales y descartar otras entidades), una valoración foniátrica (para detectar alteraciones en el habla y en la voz, así como la incidencia sobre la capacidad funcional) y una exploración neurológica completa (valorar si existe alteración neurológica en otras áreas).

El tratamiento debe ser combinado entre otorrinolaringólogo y logopeda. El otorrino inyecta toxina botulínica para debilitar la acción de los músculos de la laringe. El trabajo a nivel logopédico consistirá en reforzar el apoyo diafragmático para tener un equilibrio muscular óptimo, favoreciendo que no haya tensión excesiva en la musculatura laríngea, y en ejercicios de terapia miofuncional para evitar falsas rutas y atragantamientos.
Es importante saber que no hay una cura conocida de esta disfonía por lo que el tratamiento debe contar con un seguimiento en el tiempo para observar si aumentan estos síntomas.


27/Oct/2017

Saludos;
La exploración de la larínge ha evolucionado mucho durante el tiempo. Durante muchos años los médicos utilizaban un espejito para poder ver las cuerdas vocales de los pacientes. El método consistia en introducir un espejito, calentado previamente para evitar que se empañe, hasta los pilares amigdalinos y ver, de este modo, el funcionamiento de las cuerdas vocales.
como ver cuerdas
Este método permitía ver de una manera fácil si las cuerdas están inflamadas, si hay alguna lesión evidente en el borde libre e incluso el tipo de cierre de estas en movimiento. El problema es que el ojo humano no es capaz de observar con precisión el movimiento de la mucosa y los diagnósticos con este método pueden ser imprecisos.
Los años pasan y la tecnología avanza. La fibra óptica nos permite llevar la exploración de las cuerdas vocales a otro nivel. Actualmente la prueba más utilizada es la laringoscopia con fibra óptica. Ya sea rígida, a través de la boca, o flexible con una pequeña cámara por la nariz. La laringoscopia rígida nos da una visión más cercana de las cuerdas vocales y la flexible nos permite ver las cuerda y la orofaringe.
Es una prueba indolora. Solo causa un poco de molestia por el reflejo de náusea que puede tener el paciente. Y nos permite ver con detalle el estado de las cuerdas vocales. En el siguiente video podéis ver las cuerdas del cantante Steven Tyler en acción y cómo el doctor le realiza esta prueba.

Pero la prueba nos es completa del todo si no podemos ver la vibración de la mucosa. Para poder conseguir esto nos ayudamos de la luz estroboscópica, cómo las de discoteca que provocan que veas tu movimiento a cámara lenta. Se pone un micro en el cuello del paciente que capta los ciclos de la vibración vocal y una luz en la cámara se enciende y se apaga a esa velocidad. Eso provoca que veamos el movimiento de las cuerdas por fases. En esta prueba podemos ver si hay alguna irregularidad en la vibración, cosa que no podemos ver con la luz normal por la velocidad de las cuerdas vocales. En este vídeo podéis ver el resultado de la prueba.

Si nos permitís el apunte personal el visionado de las cuerdas vocales sigue siendo una prueba que nos fascina. El hecho de poder ver de manera tan clara un órgano del cuerpo humano trabajando es una auténtica experiencia. Para los logopedas el poder ver las cuerdas en funcionamiento nos hace entender porque la persona suena de una determinada manera y que es lo que está pasando en el principal órgano fonador.
Recomendamos a todas las personas que se dedican a profesiones donde la voz es la principal herramienta de trabajo que realicen estas pruebas de manera regular para saber el estado de su laringe.
 
 


logo dark

Un gran equipo de profesionales a tu servicio. Logopedas, psicólogos, pedagogos, profesores de canto y especialistas en voz.

Dónde encontrarnos

  • G.V. Fernando el Católico 16, pta. 2. 46008 Valencia.
  • C/ Bélgica 2, pta. 2. 46021 Valencia.
  • Paseo de las Germanías 43, esc. 3, pta. 8. 46702 Gandia

centrodelavoz@centrodelavoz.com - Teléfono 655658373

× ¿Cómo puedo ayudarte?