medico-familia-sonriendo-feliz-retrato-familia-pacientes-dentista-sonriendo-ninos-sanos-ilustracion-dibujos-animados_102902-1459.jpg
17/Dic/2019

La paciencia es un don y nos ayuda a ser felices. La mala noticia es que no todos la tenemos, la buena es que se aprende. Una persona paciente y calmada tendrá menos propensión al estrés y a padecer problemas físicos derivados de la ansiedad. Se tomará la vida con más filosofía y verá el lado bueno de las cosas con más facilidad que otros.
Si logramos inculcar la paciencia a nuestros hijos estaremos ayudándolos a ser más felices. Así que manos a la obra, pongamos en práctica estos consejos y cualquiera que se nos ocurra como padres en el día a día:

1. Enseñarles a explorar los detalles

Un ejercicio que podemos practicar a diario es ver las cosas pequeñitas que suelen pasar desapercibidas con la velocidad de la vida. Si estamos en el parque por ejemplo, buscar insectos, observar las flores que se van a abrir, oír a los pájaros, seguir el proceso de las estaciones en los árboles… Eso le ayudará a relajarse e investigar el mundo que tiene a su alrededor. 

2.Buscar entretenimientos

Cuando algo tarda en llegar, como el autobús, podemos jugar a buscar cosas de un determinado color. Aprenderá a entretenerse en las esperas. 

3. Sé previsor con los tiempos

Si vais a viajar o al doctor, sitios donde suele haber retrasos, llévale una mochila con juegos, cuadernos para pintar, libros o muñecos pequeños. Se le pasará el tiempo sin darse cuenta. Si puedes evita las pantallas (iPad, móvil o computadora). Resérvalas como último recurso.

4. Da ejemplo

Esto es imprescindible. Si el niño nos ve perder la paciencia a menudo (en el coche, en la cola, con otras personas) repetirá nuestro comportamiento. Así que ya sabes, empieza a mostrarte tranquilo y positivo. Al fin y al cabo no por perder los nervios ocurren antes las cosas.

5. Actividades calmadas

Leer, dibujar y armar puzzles o construcciones pueden ser muy efectivas a la hora de educar la paciencia. Proporciónale juegos que requieran de su atención y tranquilidad.

6. Sé comprensivo con sus necesidades y tiempos

Esto es que no pretendas que el pequeño se calme si tiene hambre, sueño o está cansado. Ahí sí urge atenderlo lo antes posible pues no es capaz de serenarse y cada minuto que pase se pondrá más nervioso. También debemos tener en cuenta que su percepción del tiempo no es la nuestra, o sea que no le anticipemos un acontecimiento con demasiada antelación porque se desesperará y nos desesperará a nosotros con su preguntas. Así que si van a acudir a un acontecimiento especial, díselo el día antes. Será mejor para todos.

Explicarle por qué hay que esperar

Por educación, por respeto, porque hay cosas que mejoran esperando un poco, porque esperar merece la pena. Hablar con él de todo esto con ejemplos prácticos según vaya creciendo y siempre cumplir lo que prometamos en la espera. Si le decimos que cuando acabemos de limpiar damos un paseo, así debe ser.
Si sigues estos consejos y predicas con el ejemplo te aseguro que tendrás un pequeño adulto cada vez más paciente y tranquilo en casa, que sabrá sacar provecho de la vida y no perderá la calma con facilidad.

BIBLIOGRAFÍA
Cuello, C. (2017). Cómo enseñar a los niños a ser pacientes. Bosque de fantasías. Recuperado de https://blog.bosquedefantasias.com/noticias/ensenar-ninos-pacientes-7-consejos


cursos-TDAH-696x414-1.jpg
25/Sep/2019

La etiología del Trastorno de  Déficit  de Atención  con Hiperactividad, se presenta como un trastorno de la neurotransmisión de la corteza  prefrontal, zona que desempeña un papel trascendental en la planificación y regulación de la conducta.
Manifestaciones clínicas en edad pre-escolar (3-5 años)

  • Hiperactividad motora ( no está quieto nunca )
  • Impulsividad y agresividad ( golpea a otros niños)
  • Juego muy vigoroso y hasta destructivo, rompe objetos.
  • Temerario (puede arriesgarse o arriesgar a otros)
  • Tiene dificultades de seguir consigna.
  • Le cuesta adaptarse a actividades grupales.
  • Interrumpe a otros.

TDAH en edad escolar (6 a 11 años)

  • Bajo rendimiento académico
  • Se distrae con facilidad
  • Dificultades para organizar las tareas.
  • Llamadas de atención frecuentes por parte de los educadores.
  • Frecuentemente está fuera de su asiento.
  • Responde antes que le terminen de preguntar.
  • No espera turnos en los juegos.
  • Dificultad para relacionarse con sus compañeros.
  • Poco colaborador en las tareas
  • Propenso a sufrir accidentes.
  • Baja autoestima.

Tratamiento Psicológico
Este tipo de abordaje debe ser realizado como parte imprescindible  en estos niños. Las alteraciones del carácter que este trastorno produce,  las dificultades de convivencia con otros, los  riesgos que supone en la vida la impulsividad,  y el daño de la autoestima debido a los reiterados fracasos en obtener sus logros , son  obstáculos que difícilmente pueden ser superados sin ayuda de este tipo de tratamientos.
Fundamental en esta terapia es el trabajo con la familia,  ayudarlos a aceptar y ser conscientes de lo que le sucede a estos niños y colaborar en ir superando dificultades, con un adecuado  asesoramiento.
Tratamiento Pedagógico
Es muy  importante la intervención de un Psicopedagogo o un Logopeda para ayudarle a resolver  los trastornos de aprendizaje que suelen acompañar al TDAH. Haciendo una enseñanza particularizada, para poder llenar los baches en el conocimiento que se fueron produciendo en la mayoría de los  casos, como  consecuencia  de la dificultad  en la atención, uno de los pilares del aprendizaje.
Tratamiento Médico.
Al detectar,  determinados signos de alarma, es fundamental  la opinión y evaluación de un profesional Neurólogo. Considerando que lo que pasa en el cuerpo influye  en la conducta y viceversa, el diagnóstico mediante estudios médicos,  ayudará a comprender y actuar de manera correcta y eficaz.
Equipo  Interdisciplinario.
Es fundamental conocer los síntomas del cuadro y cómo se presenta en diferentes momentos de la vida. Es recomendable utilizar todos los recursos posibles para confirmar el diagnóstico, recurrir a exámenes complementarios cuando sean necesarios y además disponer del tiempo preciso para armonizar la interacción del equipo  terapéutico   interdisciplinario.
Su grado de intensidad es muy variable y sus diferentes síntomas también lo son. El cuadro debe ser estudiado en sí mismo o si se presenta acompañando a algún otro tipo de trastorno,  ya que el TDAH  suele estar asociado a otros tipos de patologías.
En caso de que el profesional médico  considere  la necesidad de administrar medicación,  es muy importante que él, recoja permanentemente  información de los padres y maestros, para evaluar la marcha del tratamiento y, si es necesario, ajustar la dosis correcta de la medicación.
Con los niños pequeños siempre es preferible comenzar con modificaciones de conductas dentro del ámbito familiar orientados por la Psicóloga Infantil.
El equipo interdisciplinario, la familia y sus educadores, deben  trazarse  siempre objetivos realistas  y no idealizados que se conviertan en inalcanzables, ya que eso  se traduce en una nueva causa de frustración para todo.
También es fundamental poner énfasis en las mejoras y en los recursos reales del niño y no centrarse excesivamente en las dificultades, pues  eso nos hace perder de vista los avances que va logrando y sus capacidades potenciales. Es  importante visualizar al paciente como un todo y no focalizarse en sus limitaciones. Por  lo tanto, necesitan  ir conociendo sus recursos, sus talentos, sus energías positivas y sus logros, y ser reconocidos por los demás para poder recuperar su autoestima, superara sus debilidades y tener una vida satisfactoria.

Bibliografía
“El trastorno por déficit de atención”- Luis Gratch


logo dark

Un gran equipo de profesionales a tu servicio. Logopedas, psicólogos, pedagogos, profesores de canto y especialistas en voz.

Dónde encontrarnos

  • G.V. Fernando el Católico 16, pta. 2. 46008 Valencia.
  • C/ Bélgica 2, pta. 2. 46021 Valencia.
  • Paseo de las Germanías 43, esc. 3, pta. 8. 46702 Gandia

centrodelavoz@centrodelavoz.com - Teléfono 655658373

× ¿Cómo puedo ayudarte?