WhatsApp-Image-2020-07-01-at-15.22.27-1200x1200.jpeg
11/Mar/2019

La disfemia o tartamudez es un trastorno de la comunicación (y no del lenguaje) que se caracteriza por interrupciones involuntarias del habla acompañadas de tensión muscular en cara y cuello, especialmente alrededor de la boca. . No se conocen bien los mecanismos que están alterados en este tipo de patologías, pero en el 20% de los casos se ha encontrado relación con una alteración genética.
En España existen más de 467.000 personas que tartamudean, según datos ofrecidos por la Fundación Española de la Tartamudez, lo que supone el 2% en adultos y el 5% en niños en el conjunto de la población.
Dentro de la tartamudez podemos encontrarnos con dos tipos de disfluencias:

  • Tartamudez o disfluencia normal en el habla. Ocurre normalmente entre el año y medio y los cinco años de edad y suele ser transitoria y recurrente incluso puede desaparecer durante semanas. En este caso, los niños repiten las sílabas o las palabras una o dos veces.
  • Las disfluencias atípicas. Son las más frecuentes y la mayor parte del tiempo están presentes en el individuo. En este caso, el tono de la voz aumenta con las repeticiones y en ocasiones, se asocian a un bloqueo, tanto aéreo como de la voz, durante varios segundos. Los niños repiten más de tres veces la misma sílaba o la misma palabra.

La diferencia entre una y otra no siempre es sencilla, por lo que requiere ayuda por parte del profesional especializado.
Es importante, sobre todo en el caso de los niños pequeños entre 2 y 6 años, no esperar a que la disfluencia desaparezca sin que el niño reciba intervención y prevención de la misma por parte del logopeda, ya que si no esta disfluencia se agravará incluso en la edad adulta.
Una vez que se ha confirmado la tartamudez del niño, se debe iniciar la intervención individualizada logopédica, cuyo objetivo principal es el mismo tanto para niños como para adultos.
Asimismo, destacamos la importancia del papel que el entorno familiar tiene para ayudar al niño que tartamudea a que se desarrolle sin estrés, proporcionándole un ambiente tranquilo que permita al niño hablar. Es necesario, en su opinión, escuchar atentamente lo que dice el niño, esperando que termine completamente las frases, evitando interrupciones constantes; hablar con él de manera relajada, sin intentar completar las palabras que al niño le cuesta pronunciar.
Una buena gestión de la tartamudez con la ayuda de un logopeda puede conseguir, que el impacto de dichas disfluencias sea el menor posible en el flujo del habla y que el impacto en su comunicación, autoestima y en su vida diaria se reduzca, de manera que sea tratada con normalidad y aceptación.


08/Mar/2018

Saludos;
Esta semana ha sido el día internacional europeo de la logopedia y aprovechamos la situación para recordaros nuestra función.
IMG_20130306_171048
 
En este fantástico vídeo del colegio de logopedas de la Comunidad Valenciana también podéis verlo.

Una comunicación de calidad y precisa es básica para nuestra vida personal y laboral. Los logopedas somos los especialistas en problemas de habla, voz, lenguaje y deglutorios.

Queremos aprovechar desde aquí para dar las gracias a todos nuestros pacientes por todo lo que nos enseñan cada día.

 


logo dark

Un gran equipo de profesionales a tu servicio. Logopedas, psicólogos, pedagogos, profesores de canto y especialistas en voz.

Dónde encontrarnos

  • G.V. Fernando el Católico 16, pta. 2. 46008 Valencia.
  • C/ Bélgica 2, pta. 2. 46021 Valencia.
  • Paseo de las Germanías 43, esc. 3, pta. 8. 46702 Gandia

centrodelavoz@centrodelavoz.com - Teléfono 655658373

× ¿Cómo puedo ayudarte?