10/Oct/2016

Saludos
Todos hemos oído esta expresión a nuestras abuelas. Quien canta su mal espanta. Pues parece que la sabiduría popular no estaba tan desencaminada. Diversos estudios, como el de Gertraud Berka Schmid de la universidad de Viena, han corroborado está afirmación con datos científicos.
Lo primero de todo es la segregación de endorfinas, las hormonas que nos reducen el dolor y nos dan placer. Está demostrado que el canto las genera ya que es una actividad agradable, creativa y que, además, hace sentir bien al que lo hace y a quien lo escucha.
Pero, ¿qué hacen de bueno las endorfinas por nosotros? Calman y reducen el dolor, aumentan la sensación de placer, refuerzan el sistema inmunológico, abren el apetito, aumentan el deseo sexual, reducen el estrés y ayudan a combatir la depresión. Josep Carreras indicaba, en entrevistas, que en su tratamiento para curar la leucemia cantaba para soportar mejor los efectos de la quimioterapia.
Estas sensaciones también las tenemos con el deporte. El canto, a parte de una actividad artística, es una actividad física importante. Hay un trabajo intenso de la zona abdominal, diafragmática, base de pelvis, mantener una postura correcta, etc. Con la ventaja de
que es un ejercicio físico que todos podemos practicar.
El canto nos enseña a respirar de manera correcta. Para poder mantener la voz cantada se necesita un control absoluto de la respiración costo abdominal diafragmática. El dominio de esta respiración nos permite mejorar entre otras cosas el ritmo cardíaco, reduce el estrés y nos ayuda en nuestras digestiones. cantar-en-la-ducha2
La mejora de la oxigenación de la sangre y de la circulación hacen que mejore nuestra concentración y memoria. A su vez es un ejercicio fantástico para las personas mayores ya que para cantar tenemos que memorizar letras, melodías, ensayar interpretaciones, etc. Esto puede ayudar mucho a personas afectadas de demencia.
¿Nunca os habéis preguntado porque cantamos en la ducha? Principalmente por dos motivos. El alicatado de los baños hace que sonemos mucho mejor y el canto provoca tranquilidad. Por norma general la ducha es un lugar de relax y de desconexión y  el cuerpo y la mente nos piden cantar en esas situaciones.
Cantando reforzamos la actividad del sistema parasimpático que se encarga de los sistemas cardiovasculares, gastrointestinales, genitourinario y respiratorio.
 

El canto es quizás la actividad artística más antigua del ser humano. El practicarlo y disfrutar de esta expresión es una de las mejores experiencias que podemos tener. Da igual la voz que tengas, ¿o no te encanta Louis Armstrong con su voz rota?, decía Miliki que si tienes cuerdas vocales puedes cantar. ¿Te animas a probar?
 
 
 


logo dark

Un gran equipo de profesionales a tu servicio. Logopedas, psicólogos, pedagogos, profesores de canto y especialistas en voz.

Dónde encontrarnos

  • G.V. Fernando el Católico 16, pta. 2. 46008 Valencia.
  • C/ Bélgica 2, pta. 2. 46021 Valencia.
  • Paseo de las Germanías 43, esc. 3, pta. 8. 46702 Gandia

centrodelavoz@centrodelavoz.com - Teléfono 655658373

× ¿Cómo puedo ayudarte?